Frigorífico sin electricidad

Una joven marroquí ha diseñado un frigorífico de arcilla que no necesita electricidad.

Rawya Lamhar, que ha finalizado sus estudios de ingeniería del medio ambiente este año, ha diseñado un frigorífico totalmente ecológico que no necesita electricidad. La idea le surgió viajando por su país, al observar que existían poblaciones en zonas montañosas o remotas que carecían de electricidad. Visitando este tipo de poblaciones, observo que los diabéticos no guardaban la insulina en frigoríficos y que perdían buena parte de las verduras que adquirían en algún mercado por no poder conservarlas. De este modo se dio cuenta Lamhar de que existía la necesidad y le sobrevino la idea de cómo llevarla a cabo.

A principios de este año, Lamhar y dos amigos (también estudiantes de ingeniería), fundan la empresa Go Energyless, con un almacén en Casablanca y disponiendo de un taller, en el que trabajan dos artesanos alfareros, a las afueras de Marrakech. En la actualidad, Go Energyless produce dos modelos de su frigorífico 100% ecológico, uno más pequeño y sencillo, de unos 30 centímetros de alto y otro más complejo y grande, de medio metro. La temperatura que pueden mantener estos frigoríficos depende de la humedad relativa del ambiente, variando entre los 6 grados para zonas secas y 12 grados de temperatura en las húmedas.

Si se están intentando calcular el precio de mercado de un frigorífico sin electricidad, igual se sorprenden al saber que su precio es de 220 dirhams para el modelo pequeño y 500 dirhams para el grande (aproximadamente 20 y 46 euros respectivamente). La fundadora de la empresa explicó el funcionamiento de su red de distribución: “Tenemos personas que se encargan de vender el producto en las zonas rurales a cambio de un porcentaje en los beneficios, mientras que en las urbes dejamos un ejemplar del frigorífico en las tiendas de productos orgánicos y nos van llegando las demandas”. Si bien ha aclarado que la mayoría de los pedidos les llegan a través del perfil en Facebook de la empresa, llegando a recibir pedidos de países como Francia, EEUU, México, Filipinas y Singapur.

Desde Nexia Renovables creemos que este tipo de iniciativas son las que hacen que el mundo avance hacia un futuro sostenible y le deseamos suerte en su iniciativa a Rawya Lamhar y sus amigos, aunque parece que no la van a necesitar ya que actualmente tienen más demanda de la que son capaces de cubrir.

Frigorífico sin electricidad