Chernóbil de desastre nuclear a referente renovable - Nexia Renovables

Chernóbil podría convertirse en la mayor planta solar del mundo.

 

El sábado 26 de abril de 1986, la central nuclear de Vladímir Ilich Lenin, situada a tres kilómetros de la ciudad de Chernóbil, sufrió la explosión de uno de sus generadores, por un sobrecalentamiento en el reactor número cuatro, durante unas pruebas que simulaban el corte del suministro eléctrico. Convirtiéndose, junto con el accidente de la central japonesa de Fukushima, en el accidente nuclear de mayor gravedad a nivel mundial. Hoy en día, treinta años después, las consecuencias de aquel accidente siguen presentes, ya que muchas zonas de las proximidades siguen sin poder habitarse. Por lo que el gobierno ucraniano ha iniciado un plan para convertir estas “tierras radioactivas” en una gran huerta solar.

El ministro de Medio Ambiente ucraniano, Ostap Semerak, declaró: “Chernóbil tiene mucho potencial en energías renovables”. “Aún tenemos líneas de transmisión de alto voltaje en la zona, el terreno es barato y hay mucha gente que puede trabajar en plantas de energía”. A esto hay que sumarle las buenas condiciones de la zona para este tipo de instalación, ya que, en esta región, la intensidad de la luz solar es similar a la del sur de Alemania, uno de los mayores productores de energía solar a nivel mundial.

Se estima que la nueva planta solar llegue a generar la tercera parte de la demanda energética del país, en las horas de mayor demanda y esperan poder instalar los primeros paneles en el mes de diciembre llegando a ocupar una superficie de 6.000 hectáreas. El gobierno ucraniano, en estos momentos está negociando la financiación del proyecto con fondos de inversión estadounidenses y canadienses para poder llevar a cabo el proyecto. Con esta iniciativa el gobierno ucraniano busca abaratar el precio de la energía en el país y reducir la dependencia actual de Rusia a nivel energético, con tecnología no contaminante.